Destacado, Diputados

«Es urgente recuperar la paz y la seguridad en Zacatecas, para lo cual debe haber más coordinación con los Municipios y la Federación»: Gabriela Pinedo.

Posicionamiento del Partido del Trabajo, con motivo del 3er informe de gobierno del titular del Ejecutivo del Estado de Zacatecas

Con el permiso de la presidencia.

Licenciado Alejandro Tello Cristerna, Gobernador Constitucional del Estado de Zacatecas, sea usted bienvenido a esta Legislatura, que es la casa de todas y todos los zacatecanos.

En pleno cumplimiento a lo que mandata el artículo 59 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Zacatecas, acude usted a informar a esta representación popular el estado de cosas que guarda la administración pública de la entidad. Más que un acto protocolario y solemne, es un ejercicio de rendición de cuentas, con alto contenido republicano y con pleno carácter democrático.

Para el Grupo Parlamentario del PT en esta Legislatura, el Tercer Informe de Gobierno, es el momento propicio para reflexionar sobre los tiempos actuales, sobre lo que somos y lo que anhelamos ser en el concierto regional, nacional e internacional.

Todos los aquí presentes, y la gente de los barrios, comunidades, rancherías, pueblos y municipios que tenemos la dicha y el orgullo de pertenecer a esta noble y generosa tierra, deseamos ver consolidado un Zacatecas más justo y próspero, más seguro e incluyente. Esa es la convicción que nos mueve y por la que debemos sumar esfuerzos.

En el logro de esos objetivos, entendemos que el camino que su gobierno ha recorrido no ha sido fácil ni sencillo; recibió una administración en ruinas, con deuda, con profundos rasgos de corrupción e impunidad, con niveles de inseguridad inéditos en la historia reciente de la entidad, con ingobernabilidad y con nulo crecimiento económico.

Tenemos claro que a su gobierno, en este tercer año de ejercicio, le tocó el cambio de poderes ejecutivo y legislativo a nivel federal. Sin embargo la puesta en marcha de la Cuarta Transformación como nuevo régimen, no justifica hechos que tienen que ver con las aspiraciones y demandas más sentidas de las y los zacatecanos, como la cancelación de la partida de 504 millones de pesos destinados al proyecto de construcción de la “Presa Milpillas”, destinada a resolver, a mediano plazo, el problema del agua potable para la zona metropolitana Fresnillo-Zacatecas-Guadalupe.

Y no se justifica porque durante varios meses, desde esta tribuna, alertamos del conflicto social no atendido y de requisitos no obtenidos correctamente, cuestión que se desestimó. Sin embargo, ante la fuerza de los hechos, el titular de la política interna de su gabinete declaró ‘que el gobierno del estado cometió un error al no asumir su responsabilidad social en la construcción de la Presa Milpillas’. Las consecuencias están a la vista y Usted y todos los zacatecanos las conocemos. Esperamos que se subsanen las fallas, que se atienda a la gente y que pronto este proyecto, con los cambios que requiera pueda seguir adelante.

Por otra parte, al término de su tercer año de gestión, las y los zacatecanos nos enteramos que la Secretaría de la Función Pública (SFP) federal, reclamó al estado de Zacatecas que regrese más de 2 mil 320 millones de pesos a la tesorería del país, debido a irregularidades en el gasto, sólo superadas por los desvíos de Javier Duarte en Veracruz y los de Nuevo León.

La entidad es la tercera a nivel nacional con el mayor monto señalado como “probable reintegro”, por observaciones no justificadas en auditorías que corresponden al periodo de 2013 a 2018.

Se trata de anomalías en el ejercicio de recursos públicos durante la última mitad del mandato de Miguel Alonso Reyes, y abarca los primeros dos años del actual gobierno, no deja de ser preocupante porque de concretarse este anuncio, el erario público zacatecano sufrirá un fuerte desequilibrio con muy malas noticias para las y los zacatecanos.

Otro capítulo pendiente de su administración es la Universidad Autónoma de Zacatecas, hoy Benemérita. Siempre reconocida como el alma mater de la mayoría de los profesionistas zacatecanos, pero no observamos el mismo entusiasmo cuando se trata de atender sus problemas financieros, derivados, estos, del incesante crecimiento de su matrícula, sin contar con el soporte presupuestal requerido y manteniéndola como la segunda más barata del país. No obstante algunas voces adversas, es gratificante ver que para las y los jóvenes y sus padres, la UAZ es la primera opción cuando se trata de cursar estudios superiores, lo que implícitamente muestra una exigencia para fortalecerla.

En el Partido del Trabajo reconocemos la labor de acompañamiento a la UAZ, que hace su gobierno, en las gestiones de incremento de subsidio ante las instancias federales. Pero aspiramos a que el compromiso sea mayor, porque, todas y todos sabemos que Zacatecas es uno de los estados que destina menos recursos a la Máxima Casa de Estudios. Se requiere que el gobierno, incremente sustancialmente su aportación para que la Universidad continúe cumpliendo sin sobresaltos con la alta misión de brindar educación superior a las y los zacatecanos, engrandeciendo su aporte al logro de una vida más digna y el desarrollo social que tanto anhelamos. Máxime ahora que la reforma al Artículo Tercero constitucional, garantiza este nivel educativo que debe brindar el Estado en condiciones de gratuidad.

Sería altamente gratificante ver que en los siguientes dos años la voluntad de su administración para con la UAZ, se concretara en un incremento significativo de su presupuesto. Su impacto se reflejaría en todos los ámbitos de la vida de las y los zacatecanos y se daría tranquilidad y mayor dedicación, de los universitarios, a su tarea sin los sobresaltos de cada fin de año.

No abundaré sobre muchos aspectos sensibles para las y los zacatecanos, pero sobre la creciente inseguridad pública en nuestra tierra, le solicito, respetuosamente, se revise la actuación de los cuerpos de seguridad a su mando para que, junto con la Guardia Nacional, se brinde una oportunidad más para que en Zacatecas recuperemos la paz y tranquilidad perdidas.

Las adversidades son para convertirlas en oportunidades. Tal y como dice el lema de nuestro Estado, inscrito aquí con letras de oro: “El trabajo todo lo vence”.

En seguridad pública. De 2016 a 2019, se incrementó de 971 elementos a mil 255 efectivos, el personal de la Policía Estatal Preventiva. Mientras que la Dirección de la Policía de Seguridad Vial cuenta con 301 elementos operativos, distribuidos en la capital del Estado y las 43 delegaciones, la Policía Penitenciaria por su parte, pasó de 390 efectivos a 470.

Asimismo, se han hecho importantes inversiones en infraestructura y en el fortalecimiento de labores de inteligencia, de prevención de los delitos y de las adicciones, en la profesionalización y certificación policial, así como en la aplicación de herramientas tecnológicas en el Sistema Penitenciario de la entidad.

Pero también queremos ver la implementación de políticas públicas que atiendan a las víctimas de la violencia que recorre el estado. A las viudas, viudos, huérfanos, madres y en general a las familias que pierden a sus seres queridos por desaparición o muerte. Que se les brinde acompañamiento y atención integral, que no sigan sufriendo solos los gastos y desgaste en todos los sentidos que implica buscar a sus desaparecidos, o curar las heridas profundas que les ha dejado la pérdida de un ser querido, producto de feminicidios, homicidios dolosos, etc. Que se atienda de manera contundente, cada grito de ayuda de las víctimas de la violencia doméstica que en muchos casos termina en muerte de niñas, niños y mujeres en el mayor de los casos, por omisiones en la pronta acción de las autoridades responsables.

En materia de obra pública, pese a los recortes presupuestarios, se han hecho importantes inversiones no sólo en centros penitenciarios como en Cieneguillas, por dar un ejemplo, sino que en la zona conurbada de Zacatecas-Guadalupe y en Mazapil, se le ha apostado a edificar, rehabilitar y rescatar espacios públicos y de salud.

En el combate a la corrupción. El Estado registra acciones a destacar, por ejemplo, en la presente administración se han emitido un total de 118 sanciones a servidores públicos, lo que ha permitido a Zacatecas ser un referente en el combate a la corrupción.

Hay avances, cierto, los reconocemos, pero también nos toca destacar que no son suficientes. Es momento de redoblar esfuerzos. Los últimos dos años serán cruciales para colocar a Zacatecas en la senda del progreso o para situarnos frente a distancias insalvables y postergados en el rezago.

Mediante la negociación y el diálogo franco hemos hecho coincidir nuestras diferencias en esta Legislatura, logramos construir una agenda común, todo, con el afán de lograr consensos y acuerdos en beneficio del interés superior de Zacatecas. Hacemos votos para que ese mismo principio lo apliquen los diferentes poderes públicos y los distintos niveles de gobierno. Por encima de las siglas partidarias y de los colores políticos está Zacatecas.

Señor Gobernador:

Así como reconocemos el trabajo que ha venido desempeñando al frente de la administración pública estatal, tenemos también el deber de decir que aún hay pendientes por atender.

Es urgente dar resolución a las demandas sociales y a las exigencias ciudadanas.

Es necesario cerrar las brechas de la desigualdad y reducir los niveles de pobreza.

Es urgente llegar, por lo menos, a la generación de otras 20 mil fuentes de empleo en la entidad, para así estar en condiciones de atender la demanda de trabajo de nuestra gente.

Es necesario convertir la honestidad y la austeridad en forma de gobierno. Ello permitirá liberar recursos que pueden y deben ser canalizados para programas sociales y educativos, así como en la prevención del delito y de las adicciones en niños y jóvenes.

La honestidad y la austeridad con la que está actuando el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, debe permear en todos los niveles, y ello también implica eliminar la duplicidad de funciones y de nóminas, así como una reingeniería administrativa. En Zacatecas urge cambiar de funcionarios y hacer realidad el deseo de la gente de tener servidores con vocación de servicio, y no con vocación de servirse.

Es urgente recuperar la paz y la seguridad en Zacatecas, para lo cual debe haber más coordinación con los Municipios y la Federación. Hay que cambiar de estrategia por una donde se le apueste más a la dignificación y profesionalización de los cuerpos policíacos, a la inteligencia estratégica, al diseño de un nuevo modelo de justicia penal, a la reconstrucción del tejido social, al fomento de actividades deportivas y artísticas, así como a atacar las causas que permiten el auge delictivo.

Es necesario no olvidar a nuestros paisanos migrantes y seguir trabajando de la mano y palmo a palmo con ellos y en sus comunidades de origen.

Siga contando con nuestro apoyo para gestionar soluciones para que las maestras y maestros zacatecanos no sigan en la incertidumbre por el riesgo constante de la falta de pago puntual de sus salarios.

En fin, más vale paso que dure y no trote que canse. Hay que seguir adelante trabajando por las y los zacatecanos. En esta Legislatura tendrá aliados y cuente con nosotros si se trata de generar leyes y diseñar políticas encaminadas a fomentar el desarrollo económico y el bienestar de la población de Zacatecas. Pero también encontrará guardianes celosos de la voluntad popular para que las autoridades sepan honrar el compromiso y el mandato para el que fueron electas en 2016.

Es cuanto.

Deja una respuesta